es Menú

La historia del Patio de Los Leones

12 junio, 2020 Lugares

El Patio de los Leones es el lugar más famoso de la Alhambra y se le concede este nombre, por lo doce leones que sostienen la taza de la fuente, ubicada en el centro del patio. 

Mohamed V. fue el encargado de mandar a construir el Patio de los Leones. Cuenta con una planta rectangular y alrededor, posee una galería a modo de claustro cristiano, sostenido por 123 columnas de mármol blanco que presentan en la parte superior varios anillos.

Son muchas las modificaciones que se le han hecho al Patio de los Leones. En sus inicios, el centro del patio era un jardín llamativo y el suelo de las galerías eran de mármol blanco. 

El jardín fue eliminado con el fin de evitar humedades que pudiesen perjudicar la estructura, hecho que sucedió en otras épocas. 

LOS ORÍGENES DE LA FUENTE

Sobre el origen de la fuente que se sitúa justo en el centro del Patio de los Leones, uno de los lugares más conocidos de la Alhambra, la teoría en la que más coinciden en los textos, indica que la fuente se origina en un palacio de los ibn Nagrella.

Ibn Gabirol fue unos de los poetas más cercanos a esa familia y es autor de un poema que describe esta construcción en el siglo XI, en el que se puede leer detalles como: 

Hay un copioso estanque que semeja

al mar de Salomón

pero que no descansa sobre toros;

tal es el además de los leones,

que están sobre el brocal, cual si estuvieran

rugiendo los cachorros por la presa…

Este testimonio ha servido como documento para que diversos historiadores, conciban la fuente descrita en el poema, con la fuente en el Patio de los Leones. 

En cuanto a la taza fabricada en mármol blanco al igual que toda la fuente, posee en el borde un poema esculpido de Ibn Zamrak, dedicado a Muhammad V, sultán constructor del palacio. Este grabado es un detalle que ha derivado en distintas teorías, una de ellas es que la fuente fue rehecha de la fuente original o añadida como nueva en el siglo XIV.

Esta teoría ha sido respaldada por la dirección del Patronato de la Alhambra, cuando finalizó el proceso de restauración de la fuente, se estableció que el material con el que se construyeron la taza, la fuente y los leones es del siglo XIV y no del siglo XI. 

patio de los leones

LA FUNCIÓN DEL AGUA EN LA ALHAMBRA

El agua se consideró fuente de vida en la Alhambra. La misma discurría por todo el recinto y fue la base de su agricultura. Los nazaríes utilizaron las acequias para la distribución del agua, a su vez que, construyeron acueductos y emplearon válvulas de seguridad para las situaciones de exceso de agua. 

El preciado líquido era almacenada mediante un sistema de albercas y las mismas, servía como un sistema de filtrado y decantado para así, asegurarse de la limpieza y pureza permanente del agua. Por esta razón, la acequia principal no contaba con un pozo de almacenaje.

Una red de atanores fabricada en cerámica, permitió repartir el agua por toda la Alhambra, introduciéndola en las casas y baños públicos. También hay que destacar que el agua tenía una función principal y era, un elemento de decoración de sus palacios y casas. Llamativas fuentes y albercas, algunas decoradas con poemas y epigrafías son muestra de ello, como se puede apreciar en la fuente del Patio de los Leones. 

Te recomendamos

Tu naturaleza interior